la voz de progreso
Meteorito no extinguió a los dinosaurios
Share

Internacional.- Científicos de las universidades de Exeter, Edimburgo y el Imperial College de Londres desestimaron la teoría de que una enorme tormenta de fuego, producida por la caída de un meteorito hace 65 millones de años en la Península de Yucatán, provocó la extinción de los dinosaurios.

De acuerdo con esta nueva investigación, el calor producido por la caída del meteorito no provocó un gran incendio a nivel planetario, según publican sitios como La Tercera de Chile y Europa Press.

El estudio determinó que el impacto provocó un calor intenso pero breve en las cercanías del lugar y no alcanzó a quemar la vegetación viva existente (salvo material vegetal seco), ya que tuvo una duración de sólo un minuto.

En sitios más lejanos, como Nueva Zelanda, la situación fue distinta: el calor fue menos intenso pero duró unos siete minutos, y efectivamente incendió las plantas.

De acuerdo con Claire Belcher, de la Universidad de Exeter, esto implica que los paleontólogos tendrán que replantear las teorías que buscan explicar la desaparición de los dinosaurios, y los efectos de los fósiles encontrados lejos del sitio del evento.

Además, afirma que tanto las plantas como los animales son resistentes a incendios forestales localizados (hibernación y repoblación, respectivamente), lo que sugiere que este factor no condujo a la extinción de los grandes herbívoros.

Sin embargo, las comunidades de animales más grandes fueron incapaces de protegerse del calor, pudiendo sufrir graves pérdidas.

La investigación también ayudará a impulsar otros avances para comprender cómo se comportan los materiales en incendios urbanos/forestales.

La teoría de la extinción de los dinosaurios por la caída del meteorito en Chicxulub, Yucatán, ha estado en boga desde hace unos años, y ha sido defendida por científicos de universidades de Estados Unidos y México, entre ellas la Universidad de California en Berkeley, la Universidad de Princeton y la UNAM.

De acuerdo con esta teoría, el asteroide (de unos 10 kilómetros de diámetro) que cayó en la parte norte de la Península de Yucatán generó un gran incendio que dio como resultado la formación de una gran nube de partículas que mató la vegetación, es decir, el principal alimento de los grandes dinosaurios.

Otras teorías indican que una gran nube de polvo y lluvias tóxicas acabaron con la vegetación y en consecuencia con los dinosaurios herbívoros; un cambio climático producido por la actividad volcánica en la meseta del Decán de India, o una era del hielo producida por la combinación de estos factores.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share